Anómalos: Acondroplasia, focomelia e interrupción del embarazo después de las catorce semanas de gestación

�Anómalos� defiende -a la luz de dos grupos de casos concretos, la acondroplasia y la focomelia- una interpretación del derecho español vigente en materia de interrupción del embarazo y protección del concebido, en cuya virtud hay que evitar las soluciones de continuidad entre la libertad de las m... Deskribapen osoa

Egile nagusia: Salvador Coderch, Pablo
Beste egile batzuk: Ramos González, Sonia, Aguilera Rull, Ariadna, Milà Rafel, Rosa, Allueva Aznar, Laura, Morales Martínez, Sergi
Formatua: Artikulua
Hizkuntza: Gaztelania
Argitaratua: Universitat Pompeu Fabra 2013
Gaiak:
Sarrera elektronikoa: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=4480868
Etiketak: Erantsi etiketa bat
Etiketarik gabe, Izan zaitez lehena erregistro honi etiketa jartzen!
Azalaren irudirik gabe QR Kodea
Gorde:
Laburpena: �Anómalos� defiende -a la luz de dos grupos de casos concretos, la acondroplasia y la focomelia- una interpretación del derecho español vigente en materia de interrupción del embarazo y protección del concebido, en cuya virtud hay que evitar las soluciones de continuidad entre la libertad de las mujeres de conformar una familia, una libertad que es absoluta e incondicionada antes de la concepción, y su posición jurídica subjetiva después de que la concepción misma haya tenido lugar. Simétricamente, la protección jurídica de las personas ya nacidas o de quienes están naciendo no es sustancialmente inferior durante las semanas anteriores al inicio del nacimiento, desde que el feto, en función del estado de los conocimientos médicos, es viable, pero teniendo siempre en cuenta los plazos establecidos por la ley. Así, los derechos de las mujeres a interrumpir el embarazo y los del concebido a la protección y al amparo del derecho pueden cohonestarse con las mínimas discontinuidades posibles y siempre dentro del sentido literal posible de la legislación aplicable. La legislación española sobre interrupción legal del embarazo distingue entre aborto a petición de la mujer y aborto por causas médicas. Esta última categoría debe ser entendida a la luz de las circunstancias del caso concreto, las cuales no se limitan a condiciones estrictamente médicas, sino que incluye la consideración de circunstancias personales, familiares, económicas, sociales y culturales de la gestante. En particular, el concepto de �riesgo de grave anomalía en el feto� ha de ser objeto de una interpretación que tenga en cuenta una valoración equilibrada de los derechos e intereses en posible conflicto y, en todo caso, es recomendable elaborar una lista negativa y, al menos, orientativa, de anomalías que no son graves. En el debate sobre el aborto, su reconocimiento y sus límites, conviene tutelar los derechos de las mujeres y oír la voz de quienes, por una u otra razón, son diferentes al promedio, de quienes son, en tal sentido, anómalos.