La tercera transición de Mozambique

Mozambique, el tercer país más pobre del planeta, ha recorrido en 20 años un camino que a otros les llevó siglos: reducir en dos terceras partes el número de niños que mueren antes de cumplir los cinco años. Una estimación que considere la evolución de la población nacional sugiere que, de haberse m... Deskribapen osoa

Egile nagusia: Fanjul, Gonzalo
Formatua: Artikulua
Hizkuntza: Gaztelania
Argitaratua: Estudios de Política Exterior SA 2013
Sarrera elektronikoa: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=4477245
Etiketak: Erantsi etiketa bat
Etiketarik gabe, Izan zaitez lehena erregistro honi etiketa jartzen!
Azalaren irudirik gabe QR Kodea
Gorde:
Laburpena: Mozambique, el tercer país más pobre del planeta, ha recorrido en 20 años un camino que a otros les llevó siglos: reducir en dos terceras partes el número de niños que mueren antes de cumplir los cinco años. Una estimación que considere la evolución de la población nacional sugiere que, de haberse mantenido los niveles de mortalidad de 1990, 155.000 niños más habrían perdido la vida en 2012. El factor individual más relevante tras esta trayectoria histórica es la extensión de los programas de inmunización, cuya cobertura ha superado el 75 por cien en algunas enfermedades infecciosas como el sarampión. La capacidad para proteger a la población vulnerable de enfermedades evitables constituye la base sobre la que se fundamenta el sistema de salud de muchos países pobres, como Mozambique. Pero no existe ningún modo de que las autoridades nacionales asuman una responsabilidad de este calibre sin el apoyo generoso, previsible y continuado de los donantes internacionales, como demuestra el caso de España. La inversión de la cooperación española en salud y en la investigación de las enfermedades olvidadas ha generado a lo largo de los últimos años beneficios económicos, prestigio internacional e influencia política. Son meros adornos a la monumental contribución a la supervivencia y el bienestar de millones de niños y adultos, pero ilustran los beneficios éticos y prácticos de una cooperación de calidad. España haría mal en tirarla completamente por la borda.