¿Por qué la ayuda no ayuda?

Frente a idealistas y pragmáticos, los �randomistas� quieren saber qué puede enseñarnos alguien que vive con 99 céntimos al día sobre por qué tantas ideas consideradas una panacea han fracasado. Una lenta pero ­inexorable revolución está cambiando nuestra forma de entender la erradicación de la pobr... Deskribapen osoa

Egile nagusia: Piqueras Rodríguez, José Antonio
Formatua: Artikulua
Hizkuntza: Gaztelania
Argitaratua: Estudios de Política Exterior SA 2013
Sarrera elektronikoa: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=4393181
Etiketak: Erantsi etiketa bat
Etiketarik gabe, Izan zaitez lehena erregistro honi etiketa jartzen!
Azalaren irudirik gabe QR Kodea
Gorde:
Laburpena: Frente a idealistas y pragmáticos, los �randomistas� quieren saber qué puede enseñarnos alguien que vive con 99 céntimos al día sobre por qué tantas ideas consideradas una panacea han fracasado. Una lenta pero ­inexorable revolución está cambiando nuestra forma de entender la erradicación de la pobreza. En los últimos años, varios expertos han intentado explicar por qué algunos países continúan siendo tan pobres a pesar de los esfuerzos por remediarlo, qué podemos hacer al respecto y qué estrategias deberíamos desechar para siempre. Aunque disienten en muchos puntos, todos comparten la sospecha de que, por múltiples y diferentes razones, la ayuda al desarrollo no está ayudando lo que creíamos, ni mucho menos lo que nos gustaría. Nunca antes tanta gente había escapado de la pobreza extrema en tan poco tiempo. Entre 2005-10, el número de pobres en el mundo se redujo en 500 millones de personas. Pero, al mismo tiempo, nunca antes el papel de la ayuda había suscitado tantas dudas. Tres cuartas partes de esa reducción se atribuyen a China, a quien los Objetivos de De­sarrollo del Milenio (ODM) le han importado poco y donde la ayuda apenas ha servido. De forma simplista, coexisten tres tipos de argumentos: los idealistas, los pragmáticos y los �randomistas�, un grupo que llamaremos así por la afición de sus integrantes a emplear ensayos aleatorios controlados (Randomi­zed Controlled Trials, en inglés) para evaluar la efectividad de la ayuda.