Carta de Europa: Más política exterior para 2013

Pese al embate de la crisis, la política exterior de la UE resiste. El Servicio Europeo de Acción Exterior empieza a mostrar su capacidad para reconciliar la "Europa tecnocrática" con la "Europa potencia". En la introducción a la primera edición, en 2010, del European Foreign Policy Scorecard (la ca... Deskribapen osoa

Egile nagusia: Dennison, Susi
Beste egile batzuk: Kundnani, Hans, Vaïse, Justin
Formatua: Artikulua
Hizkuntza: Gaztelania
Argitaratua: 2013
Sarrera elektronikoa: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=4168907
Etiketak: Erantsi etiketa bat
Etiketarik gabe, Izan zaitez lehena erregistro honi etiketa jartzen!
Azalaren irudirik gabe QR Kodea
Gorde:
Laburpena: Pese al embate de la crisis, la política exterior de la UE resiste. El Servicio Europeo de Acción Exterior empieza a mostrar su capacidad para reconciliar la "Europa tecnocrática" con la "Europa potencia". En la introducción a la primera edición, en 2010, del European Foreign Policy Scorecard (la calificación sobre la política exterior de la Unión Europea elaborada por European Council on Foreign Relations, ECFR), señalábamos cómo Europa se había visto perturbada por la crisis del euro. En la segunda edición, en 2011, la UE se había visto menoscabada por la crisis y aunque a finales de 2012 la crisis se había vuelto menos aguda, seguía sin resolverse. La zona euro se ha estabilizado en cierta medida, en especial gracias al audaz liderazgo ejercido por Mario Draghi después de suceder a Jean-Claude Trichet como presidente del Banco Central Europeo (BCE) a finales de 2011. Pero las medidas adoptadas en 2012 siguen sin ir lo bastante lejos para resolver la crisis y tampoco está claro que sean siquiera sostenibles. De hecho, puede que hayan dado un respiro temporal y que se avecine más agitación, incluida la posible retirada británica de la UE. Sin embargo, aunque los líderes europeos siguieron dedicando más tiempo a preocuparse por las cuestiones financieras e institucionales que por las geopolíticas, la política exterior europea no se desmoronó en 2012.