Armenia: en el Diario de Marco Polo

El paso de los años casi ha borrado el recuerdo de aquellos años pretéritos en los que la posibilidad de descubrir mundos lejanos constituía una utopía reservada al entorno de los sueños. Para mitigar aquel ansia de conocer lo exótico, no restaba otra solución que acudir a la Biblioteca Pública, y d... Deskribapen osoa

Egile nagusia: Martín Jiménez, Carlos M.
Formatua: Artikulua
Hizkuntza: Gaztelania
Argitaratua: Lex Nova 2011
Sarrera elektronikoa: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=3871360
Etiketak: Erantsi etiketa bat
Etiketarik gabe, Izan zaitez lehena erregistro honi etiketa jartzen!
Azalaren irudirik gabe QR Kodea
Gorde:
Laburpena: El paso de los años casi ha borrado el recuerdo de aquellos años pretéritos en los que la posibilidad de descubrir mundos lejanos constituía una utopía reservada al entorno de los sueños. Para mitigar aquel ansia de conocer lo exótico, no restaba otra solución que acudir a la Biblioteca Pública, y dejar volar la imaginación con la lectura de los grandes clásicos de la literatura viajera. Entre todos aquellos volúmenes legendarios, siempre llamó mi atención infantil el diario de viaje que Marco Polo dictara a su compañero de celda Rustichello de Pisa. El Libro de las Cosas Maravillosas exhalaba, a pesar de su pátina polvorienta, un perfume a aventura y a fascinación. Uno de los jalones de aquel periplo asombroso quedó grabado de manera indelenble en mi memoria. Armenia. Un nombre que resonaba melodioso, fascinante y rotundo, envuelto en el misterio y el exotismo. "Avéis de saber -decía Marco Polo- que ay dos Armenias, una mayor e otra menor". En la Menor situaba el viajero veneciano a la "Turcomanía". La Armenia Mayor alberga el monte que guarda el arca de Noé, "que tiene sus términos hacia a el medio día y confina con una provincia hazia el oriente, que llaman Mausel...", tierra que "hacia el norte comarca con los georgianos...". Aquel lugar misterioso que entonces se antojaba inalcanzable, se muestra, hoy día, acogedor y cercano, casi al alcance de la mano.