A Comparative Approach between the Council of Europe Treaties and the European Union Framework in the Legal Protection of Minority Languages

Este artículo se centra en la comparación de la normativa de la Unión Europea y la del Consejo de Europa en el campo de la protección de las lenguas minoritarias y estudia la relación entre los dos sistemas. El Consejo de Europa ha tenido un papel muy importante en la protección de las lenguas minor... Deskribapen osoa

Egile nagusia: Vacca, Alessia
Formatua: Artikulua
Hizkuntza: Ingelesa
Argitaratua: Generalitat de Catalunya: Escola d'Administració Pública de Catalunya 2010
Gaiak:
Sarrera elektronikoa: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=3634526
Etiketak: Erantsi etiketa bat
Etiketarik gabe, Izan zaitez lehena erregistro honi etiketa jartzen!
Azalaren irudirik gabe QR Kodea
Gorde:
Laburpena: Este artículo se centra en la comparación de la normativa de la Unión Europea y la del Consejo de Europa en el campo de la protección de las lenguas minoritarias y estudia la relación entre los dos sistemas. El Consejo de Europa ha tenido un papel muy importante en la protección de las lenguas minoritarias, con la creación de dos tratados relevantes: la Carta europea de las lenguas regionales o minoritarias en 1992 y la Convención marco para la protección de las minorías nacionales en 1995; ambos tratados contienen numerosas cláusulas detalladas relativas a las lenguas minoritarias. No todos los países, incluso de la Unión Europea, han ratificado estos tratados. Doce de los veintisiete países de la UE no han ratificado la Carta europea de las lenguas regionales o minoritarias. La Unión Europea apoya el multilingüismo porque quiere conseguir la unidad conservando la diversidad. La Comunidad Europea ha dado pasos importantes respecto a las lenguas minoritarias, especialmente en forma de resoluciones del Parlamento Europeo. La Comisión Europea, con el apoyo del Parlamento Europeo, ha tramitado ayudas financieras para las lenguas que no son oficiales. El respeto a las minorías es un prerrequisito para la adhesión de nuevos estados a la UE. La Carta de los derechos fundamentales de la Unión Europea, aprobada en Niza el 7 de diciembre de 2000, contiene los artículos 21 y 22, relativos a este tema. El Tratado de Lisboa contiene una remisión a la Carta de los derechos fundamentales de la Unión Europea, que, en consecuencia, se convierte en legalmente vinculante de acuerdo con el Tratado de Lisboa desde diciembre de 2009. La Carta puede abrir el camino para apelar al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en casos de discriminación por razones de lengua y dependerá de la orientación de los jueces del TJUE realizar una interpretación sin una base legal fuerte.