Administración y Modernización Parlamentaria

La modernización del Congreso iniciada en la década pasada está inconclusa. Ahora hay que hacer un diagnóstico exhaustivo y definir los nuevos escenarios. Hay dos dificultades: el conocimiento incompleto de las organizaciones y el razonamiento equivocado de que las nuevas tecnologías son siempre pos... Deskribapen osoa

Egile nagusia: Ampuero Villagrán, Hernán
Formatua: Artikulua
Hizkuntza: Gaztelania
Argitaratua: Universidad de Chile: Instituto de Asuntos Públicos (INAP) 2003
Sarrera elektronikoa: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=2255072
Etiketak: Erantsi etiketa bat
Etiketarik gabe, Izan zaitez lehena erregistro honi etiketa jartzen!
Azalaren irudirik gabe QR Kodea
Gorde:
Laburpena: La modernización del Congreso iniciada en la década pasada está inconclusa. Ahora hay que hacer un diagnóstico exhaustivo y definir los nuevos escenarios. Hay dos dificultades: el conocimiento incompleto de las organizaciones y el razonamiento equivocado de que las nuevas tecnologías son siempre positivas. Las funciones propias del Congreso suelen escapar de los análisis y metodologías tradicionales. Los escenarios posibles son los siguientes: La dimensión modesta del Congreso exige conocimiento experto y especialmente verificación de la información que se procesa. La fiscalización pasa a ser una función decisiva como contrapeso del ejecutivo y también la evaluación ex ante y ex post de la ley. El tema de la representación política pasa a ser más importante ante el desinterés político y el peso abrumador de otros poderes como el Ejecutivo y los gobiernos locales. Ante la debilidad de la vida comunitaria surge la alternativa de la ciberdemocracia para recuperar representatividad. La comunicación con la ciudadanía está en relación directa al punto anterior y actualmente se desarrolla especialmente por canales especiales de TV, pero hay que desarrollar formas de «escuchar» a los ciudadanos. Las relaciones interparlamentarias tenderán a fortalecerse, aunque el congreso tiene escasas facultades en las relaciones internacionales, pero en los otros congresos sí las tienen y no se podrá quedar fuera. Las nuevas tecnologías tendrán amplia aplicación en el trabajo parlamentarios: internet, archivos electrónicos independientes, reconocimiento de voz, grabación de sesiones, etc. Todos estos cambios sólo serán aplicables en un examen global de la gestión parlamentaria.