Hacia una Nueva Visión de la Política Social en América Latina

Las expectativas de mejoramiento de la situación social con las reformas para fortalecer el mercado en la década de los 90 han quedado insatisfechas. Hay cuatro grandes problemas: lento crecimiento; pobreza; injusticia social e inseguridad personal; y, violencia familiar. A pesar de que es un contin... Deskribapen osoa

Egile nagusia: Kliksberg, Bernardo
Formatua: Artikulua
Hizkuntza: Gaztelania
Argitaratua: Universidad de Chile: Instituto de Asuntos Públicos (INAP) 2003
Sarrera elektronikoa: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=2255058
Etiketak: Erantsi etiketa bat
Etiketarik gabe, Izan zaitez lehena erregistro honi etiketa jartzen!
Azalaren irudirik gabe QR Kodea
Gorde:
Laburpena: Las expectativas de mejoramiento de la situación social con las reformas para fortalecer el mercado en la década de los 90 han quedado insatisfechas. Hay cuatro grandes problemas: lento crecimiento; pobreza; injusticia social e inseguridad personal; y, violencia familiar. A pesar de que es un continente con democracia, es el más desigual de todo el planeta porque no se ha logrado ligar la ética con la economía. Las políticas sociales han sido débiles y no se ha consagrado la protección de los niños ni a la familia. De igual forma, existe una clara falta de acceso a la salud, la educación y otros beneficios semejantes. Se sigue considerando que los gastos en políticas sociales no contribuyen al desarrollo y que son postergables. Las políticas sociales deben ser integradas, descentralizadas, transparentes y con participación. Sin embargo, existen mitos que prevalecen y que adquieren vigencia casi indiscutible y que son los siguientes: La única política social es la política económica, quedaron en el camino las nociones de calidad del crecimiento y el derrame hacia los más pobres; La política social es un gasto; Es posible prescindir del Estado; El aporte de la sociedad civil es marginal; Los pobres son descalificados; Hay escepticismo sobre la participación, y Hay resistencia a la cooperación internacional. El Latinbarómetro muestra que a pesar de esta situación, la democracia se fortalece en el continente y que los riesgos de las intervenciones militares son reducidas. Hay que levantar una ética de la urgencia para enfrentar la pobreza.