La ética intercultural: una herramienta para formar una ciudadanía cosmopolita

En la presente investigación nos planteamos realizar una revisión y contraste teórico para determinar la importancia de la Ética Intercultural para la formación de una ciudadanía cosmopolita. Partimos del concepto de ciudadanía desde un contexto de globalización creciente donde el significado adquie... Deskribapen osoa

Egile nagusia: González, Marié
Beste egile batzuk: González, Esther, Marín, María, Martínez, Cynthia
Formatua: Artikulua
Hizkuntza: Gaztelania
Argitaratua: Universidad del Zulia: Instituto de Filosofía del Derecho " Dr. J.M. Delgado Ocando" 2005
Gaiak:
Sarrera elektronikoa: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=1432345
Etiketak: Erantsi etiketa bat
Etiketarik gabe, Izan zaitez lehena erregistro honi etiketa jartzen!
Azalaren irudirik gabe QR Kodea
Gorde:
Laburpena: En la presente investigación nos planteamos realizar una revisión y contraste teórico para determinar la importancia de la Ética Intercultural para la formación de una ciudadanía cosmopolita. Partimos del concepto de ciudadanía desde un contexto de globalización creciente donde el significado adquiere nuevos matices, se trata de concebirla ya no como una condición local, regional o nacional, sino como una condición global. Es decir, hacemos referencia a la ¿ciudadanía global¿ o termino Kantiano a la ¿ciudadanía cosmopolita¿, que presupone ser sujeto de derecho inserto en una comunidad supraestatal. Como resultados de la investigación, consideramos la necesidad de vincular la educación al desarrollo de una nueva ética global, una ética intercultural la cual concebimos como un eje de valores que da cabida a la diversidad cultural. En tal sentido, precisamos abordar prácticas educativas para formar reales ciudadanos que antepongan a cualquier situación económica, social, política, religiosa, el respeto por los derechos y la dignidad del hombre, en su singularidad y en su diversidad. Esto implica una ética en donde ¿el otro¿, desde su diferencia sea considerado un interlocutor valido. Requerimos una educación que asuma el desafío de formar ciudadanos éticos, capaces de reflexionar sobre sus prácticas morales y que a su vez sea capaz de comprender las del ¿diferente¿.