Procedimientos Tributarios y Nuevas Tecnologías

El esquema actual de los procedimientos de aplicación de los tributos, se basa en dos pilares fundamentales: por un lado, el sistema de autoliquidación, que supone una importante atribución de deberes a cargo del obligado tributario; y, por otro lado, las potestades de control de la Administración,... Deskribapen osoa

Egile nagusia: Delgado García, Ana María
Beste egile batzuk: Oliver Cuello, Rafael
Formatua: Artikulua
Hizkuntza: Gaztelania
Argitaratua: Junta de Andalucía: Instituto Andaluz de Administración Pública 2005
Sarrera elektronikoa: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=1396392
Etiketak: Erantsi etiketa bat
Etiketarik gabe, Izan zaitez lehena erregistro honi etiketa jartzen!
Azalaren irudirik gabe QR Kodea
Gorde:
Laburpena: El esquema actual de los procedimientos de aplicación de los tributos, se basa en dos pilares fundamentales: por un lado, el sistema de autoliquidación, que supone una importante atribución de deberes a cargo del obligado tributario; y, por otro lado, las potestades de control de la Administración, esto es, la comprobación, tanto desde una perspectiva formal como inquisitiva, y la investigación. La introducción de la vía telemática en la aplicación de los tributos está suponiendo una evolución en dicho sistema, en el sentido de que la Administración tributaria, sin abandonar su papel de control del cumplimiento de los deberes tributarios por parte de los contribuyentes, potencia su papel asistencial, desarrollando una importante labor de información y ayuda al contribuyente, y descargándole de importantes deberes formales, como la presentación de declaraciones tributarias en determinados casos. En esta línea se sitúan las comunicaciones de datos con solicitud de devolución reguladas en el art. 100 del Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Son tres las circunstancias que facilitan este cambio en el papel de la Administración tributaria. En primer lugar, la existencia de los deberes de colaboración con la Hacienda Pública, que constituye una pieza clave en el sistema de aplicación de los tributos, pues garantiza un flujo incesante de información imprescindible para el funcionamiento del mismo. En la misma línea se sitúa la asistencia mutua entre Administraciones tributarias. En segundo lugar, el empleo de potentes herramientas informáticas y telemáticas, que no sólo facilitan las labores de información y asistencia al contribuyente, sino también las de control tributario, rentabilizando el ingente volumen de información que obra en poder de la Administración tributaria. Y, por último, el desarrollo de los derechos y garantías de los obligados tributarios en las relaciones de éstos con la Administración.