Algunos aspectos relevantes de la Presidencia española de la Unión Europea: la protección contra el amianto y las vibraciones

El amianto es un agente particularmente peligroso que puede causar enfermedades graves como la fibrosis pulmonar y pleural, cáncer de pulmón, de pleura y de peritoneo y que, sin embargo, se encuentra en gran número de circunstancias en el trabajo. En 1977, el Comité Económico y Social decidió elabor... Deskribapen osoa

Egile nagusia: Pérez Menayo, Vicente
Formatua: Artikulua
Hizkuntza: Gaztelania
Argitaratua: Ministerio de Trabajo e inmigración: Subdirección General de Publicaciones 2003
Sarrera elektronikoa: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=801144
Etiketak: Erantsi etiketa bat
Etiketarik gabe, Izan zaitez lehena erregistro honi etiketa jartzen!
Azalaren irudirik gabe QR Kodea
Gorde:
Laburpena: El amianto es un agente particularmente peligroso que puede causar enfermedades graves como la fibrosis pulmonar y pleural, cáncer de pulmón, de pleura y de peritoneo y que, sin embargo, se encuentra en gran número de circunstancias en el trabajo. En 1977, el Comité Económico y Social decidió elaborar un dictamen sobre el amianto, adoptándose a raíz de ello una serie de propuestas para la acción en el ámbito de la UE. Después de varios años de debate, se aprobó la Directiva 1999/77/CE, actualizando la Directiva 76/769/CEE, disponiendo que hasta el 1 de enero de 2004 los Estados miembros no podrían autorizar nuevas aplicaciones del amianto crisótilo en su territorio. Como continuación de los trabajos iniciados en la Presidencia belga (segundo semestre de 2001), la Presidencia española se marcó el objetivo de alcanzar un acuerdo político para una posición común en el Consejo de Ministros, lo que se consiguió en el celebrado el 3 de junio de 2002, aprobándose la modificación del art. 5 de la Directiva 83/477/CEE, cuyo texto definitivo se publicó en el Diario Oficial de la UE el 15 de abril de 2003. Respecto de la protección contra las vibraciones, el objetivo de la Presidencia española fue el de culminar la adopción de una primera Directiva sobre agentes físicos, partiendo de la dificultad que entraña el hecho de que muy pocos Estados miembros de la UE cuentan con una legislación específica respecto de este elemento de agresión para la seguridad y salud de los trabajadores, por no disponerse de datos suficientes para establecer una relación entre la exposición a las vibraciones globales del cuerpo y el riesgo de efectos sobre la salud. Bajo estos presupuestos, la aprobación de una Directiva específica para la prevención de las vibraciones mecánicas -publicada en el Diario Oficial de la UE el 25 de junio de 2002- ha de considerarse un paso adelante para la protección de los trabajadores, conseguido bajo la Presidencia española después de casi cuatro años de debate en el Consejo de la Unión.