Puertas giratorias: Inseguras para mujeres mayores y niños pequeños

Hay dos casos españoles de reclamaciones por daños personales causados por una puerta giratoria: el que es objeto de este comentario y el resuelto por la SAP Granada, Civil, (Secc. 3ª), 25.3.2003. En cambio, una sencilla búsqueda en Lexis da un centenar para los Estados Unidos de América. La diferen... Deskribapen osoa

Egile nagusia: Salvador Coderch, Pablo
Beste egile batzuk: Luna Yerga, Alvaro, Ramos González, Sonia
Formatua: Artikulua
Hizkuntza: Gaztelania
Argitaratua: Universitat Pompeu Fabra 2004
Sarrera elektronikoa: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=784817
Etiketak: Erantsi etiketa bat
Etiketarik gabe, Izan zaitez lehena erregistro honi etiketa jartzen!
Azalaren irudirik gabe QR Kodea
Gorde:
Laburpena: Hay dos casos españoles de reclamaciones por daños personales causados por una puerta giratoria: el que es objeto de este comentario y el resuelto por la SAP Granada, Civil, (Secc. 3ª), 25.3.2003. En cambio, una sencilla búsqueda en Lexis da un centenar para los Estados Unidos de América. La diferencia ¿de dos a cien- es casi natural: en los Estados Unidos de América, hay cincuenta jurisdicciones estatales y, además, fue un norteamericano, Theophilus van Kannel, quien, en 1888, patentó la primera puerta giratoria ¿Storm Door- (Philadephia, Pennsylvania). Una puerta giratoria consiste en uno o más paneles iguales y equidistantes que giran sobre sí mismos en torno a un pivote central, de modo tal que la puerta nunca se halla abierta hacia el interior y el exterior del edificio en el mismo momento.