Tratamiento penológico de la violencia familiar en los juzgados de Granada

En el presente artículo se exponen las estadísticas del trat amiento penológico de la violencia familiar en los Juzgados de Granada durante el período 2000-2001. En los Juzgados de Instrucción, las sentencias por faltas en el ámbito familiar representaron un 13.3% del total (1186 de 8.939). Un 76.5%... Deskribapen osoa

Egile nagusia: García Zafra, Inés
Formatua: Artikulua
Hizkuntza: Gaztelania
Argitaratua: Universidad de Granada 2003
Gaiak:
Sarrera elektronikoa: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=759119
Etiketak: Erantsi etiketa bat
Etiketarik gabe, Izan zaitez lehena erregistro honi etiketa jartzen!
Azalaren irudirik gabe QR Kodea
Gorde:
Laburpena: En el presente artículo se exponen las estadísticas del trat amiento penológico de la violencia familiar en los Juzgados de Granada durante el período 2000-2001. En los Juzgados de Instrucción, las sentencias por faltas en el ámbito familiar representaron un 13.3% del total (1186 de 8.939). Un 76.5% fueron absolutorias (907), frente a un 23.5% condenatorias (279). La pena más aplicada fue la de multa, con un 94.7%; sólo el 5.3% fue de arresto y el 21.2% de alejamiento. Respecto a los delitos enjuiciados por los Juzgados de lo Penal de Granada, las sentencias por violencia familiar representan menos del 0.5 % del total (24 de 5459). Un 84,4% fueron condenatorias, frente a un 15.6% absolutorias. La pena de prisión de mayor duración ha sido de dos años; en un 54% se ha pedido la suspensión de la misma al no existir antecedentes penales en la mayoría de los casos (67%). En relación a las faltas - que se enjuician como resultado de los actos de violencia-, la elección de la pena se invierte, correspondiendo un 85 % a arresto de fin de semana y sólo un 15% a multa. Las penas accesorias del art. 57 CP se aplican en un 26%. De los datos se desprende que el tratamiento de la violencia en el ámbito familiar en los Juzgados de Granada durante el período 2000- 2001 toma carta de naturaleza en los Juzgados de Instrucción, como faltas, constituyendo la absolución la regla general y la multa, la pena por excelencia.