El Comité de Empresa Europeo en las empresas o grupos de empresas de dimensión comunitaria

Durante décadas el desarrollo de la participación de los trabajadores en la empresa ha sido potenciado e impulsado desde las instituciones comunitarias. Ese impulso se concretó en la Directiva 94/45, de 22 de septiembre sobre constitución de un Comité de Empresa Europeo o de un procedimiento de info... Deskribapen osoa

Egile nagusia: Cristóbal Roncero, Rosario
Formatua: Artikulua
Hizkuntza: Gaztelania
Argitaratua: Ministerio de Trabajo e inmigración: Subdirección General de Publicaciones 2003
Sarrera elektronikoa: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=647863
Etiketak: Erantsi etiketa bat
Etiketarik gabe, Izan zaitez lehena erregistro honi etiketa jartzen!
Azalaren irudirik gabe QR Kodea
Gorde:
Laburpena: Durante décadas el desarrollo de la participación de los trabajadores en la empresa ha sido potenciado e impulsado desde las instituciones comunitarias. Ese impulso se concretó en la Directiva 94/45, de 22 de septiembre sobre constitución de un Comité de Empresa Europeo o de un procedimiento de información y consulta a los trabajadores en las empresas y grupos de empresas de dimensión comunitaria. La Ley 10/1997, de 24 de abril, procede a trasponer a nuestro Derecho la Directiva 94/95, de 22 de septiembre, sobre la Constitución de un Comité de Empresa Europeo, o de un procedimiento de información y consulta a los trabajadores en las empresas y grupos de empresas de dimensión comunitaria. Su principal característica se basa en el respeto a las distintas regulaciones e instituciones de los sistemas de relaciones laborales de los diferentes Estados Miembros. Con esta pretensión se articula un complejo sistema de remisión o reenvío de normas cuya aplicación va más allá de los límites nacionales de cada Estado Miembro, pero que, convenientemente, el legislador nacional ha optado por separar en distintas partes del propio texto legal. En fin, la Ley 10/97 supone la consecución de una de las pretensiones de mayor alcance de la política social europea, al lograr canalizar dos escollos no superados hasta entonces: la concentración de empresas y la transformación de la participación de los trabajadores en una señal de identidad de las empresas y grupos de empresas europeos.