Procesos de exclusión social: redes que dan protección e inclusiones desiguales

Los procesos de exclusión social, esto es, las transformaciones sociales que tienen como resultado limitar el grado de acceso de un determinado grupo social a los recursos necesarios para satisfacer las necesidades humanas básicas, pueden originarse en los diferentes niveles de la realidad social (i... Deskribapen osoa

Egile nagusia: La Parra Casado, Daniel
Beste egile batzuk: Tortosa Blasco, José María
Formatua: Artikulua
Hizkuntza: Gaztelania
Argitaratua: Ministerio de Trabajo e inmigración: Subdirección General de Publicaciones 2002
Sarrera elektronikoa: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=253630
Etiketak: Erantsi etiketa bat
Etiketarik gabe, Izan zaitez lehena erregistro honi etiketa jartzen!
Azalaren irudirik gabe QR Kodea
Gorde:
Laburpena: Los procesos de exclusión social, esto es, las transformaciones sociales que tienen como resultado limitar el grado de acceso de un determinado grupo social a los recursos necesarios para satisfacer las necesidades humanas básicas, pueden originarse en los diferentes niveles de la realidad social (individual, hogar, grupal, social, sistema mundial, ecosistema). En cada uno de dichos niveles es el modo en el que se estructuran las relaciones sociales el que define el acceso a los recursos de los diferentes grupos. La participación en redes sociales puede reducir la vulnerabilidad frente a la pobreza, especialmente, cuando las actuaciones políticas, económicas, militares y culturales persiguen la protección de la ciudadanía. Sin embargo, tan determinante como la existencia de redes protectoras (por ejemplo, un mercado de trabajo amplio, diversificado y estable) son los criterios de distribución que definen dichas instituciones. Se concluye que la pobreza no se resuelve mediante el acceso de la población pobre a una serie de recursos materiales concretos, sino en un contexto social sostenible, sin violencia estructural ni directa, que garantice la autonomía y la participación y en el que las personas cuenten con bienes para intercambiarlos o transmitirlos de forma unidireccional.