Resultados de las elecciones en la Seguridad Social alemana

Las 550 entidades gestoras de la Seguridad Social eligieron en 1999 a los consejeros de administración del seguro de enfermedad, a los representantes de asambleas y a la junta directiva del seguro de pensiones y accidentes. El resultado de la participación en las elecciones fue, desde las primeras e... Deskribapen osoa

Egile nagusia: Rzesnik, Norbert
Formatua: Artikulua
Hizkuntza: Gaztelania
Argitaratua: Ministerio de Trabajo e inmigración: Subdirección General de Publicaciones 2002
Sarrera elektronikoa: http://dialnet.unirioja.es/servlet/oaiart?codigo=253622
Etiketak: Erantsi etiketa bat
Etiketarik gabe, Izan zaitez lehena erregistro honi etiketa jartzen!
Azalaren irudirik gabe QR Kodea
Gorde:
Laburpena: Las 550 entidades gestoras de la Seguridad Social eligieron en 1999 a los consejeros de administración del seguro de enfermedad, a los representantes de asambleas y a la junta directiva del seguro de pensiones y accidentes. El resultado de la participación en las elecciones fue, desde las primeras elecciones de la Seguridad Social en 1968, el más bajo (38,41%). La satisfacción se centró en el menor coste de las elecciones y la actividad electoral. El coste había bajado de los 121 millones de DM en 1993, a menos de 98 millones de DM. Los perdedores de las elecciones de la Seguridad Social del 26 de mayo de 1999, fueron -con respecto a las 15 entidades del seguro donde las elecciones tuvieron lugar, con las campañas correspondientes- los sindicatos y las organizaciones de cúpula. Uno de los motivos esenciales de esta evolución fue, según los asegurados y la prensa, la insuficiente divulgación por parte de los organismos autónomos de las entidades gestoras del seguro de información acerca de sus trabajos y de las decisiones adoptadas durante el período de duración de sus funciones. Ha llegado el momento de que estas entidades gestoras se planteen la pregunta de por qué existe el escaso interés por parte de los asegurados, en la administración de sus cuotas a la Seguridad Social. Es posible que, entre otras, la solución radique en una mejor comunicación con el asegurado. En tal caso sería conveniente estudiar la posibilidad de abrir nuevos caminos de la comunicación con el asegurado o de mejorar los ya existentes en otros ámbitos. Por ejemplo, seminarios de prensa, horarios de consultas para los asegurados dentro del ámbito de la celebración de una junta del organismo o de las juntas de asegurados, sin derecho a voto; la implantación de una hotline gratuita o chat por Internet.